Aproximación a la ventilación mecánica.

Capítulo 3. Monitorización y asistencia ventilatoria.

  • Antonio Sánchez Vallejo Enfermero. UCI. CAULE. SACYL.
Palabras clave: respiración artificial, análisis de gases arteriales, monitorización de gases arteriales, monitorización transcutánea, oximetría

Resumen

Cualquier diagnóstico exige una monitorización previa del estado del paciente. Esta aporta una visión global de su estado y respuesta; aunque el mejor monitor posible continúa siendo el juicio profesional prudente. La evaluación de la asistencia ventilatoria abarca cuatro áreas fisiopatológicas: intercambio gaseoso, mecánica ventilatoria, actividad neurofisiológica respiratoria, y estado hemodinámico. Su monitorización puede ser intermitente, o continua, invasiva, o no invasiva.

Analizaremos únicamente la monitorización del intercambio gaseoso. Esta cuantifica variables de oxigenación, ventilación, y equilibrio ácido-base a través de tres técnicas: gasometría, pulsioximetría y capnografía. Su empleo cotidiano trasciende el ámbito del cuidado crítico, al igual que la propia ventilación mecánica.

La gasometría mide directamente sobre la muestra de sangre: presión parcial de oxígeno, saturación de oxígeno de la hemoglobina, presión parcial de CO2, y pH. Datos calculados por el analizador gasométrico son los niveles de bicarbonato, exceso de bases, o la P50. Los modernos gasómetros permiten obtener datos como el lactato, iones de sodio, potasio, cloro, calcio, y glucemia; y datos relevantes en determinadas situaciones clínicas como carboxihemoglobina, hemoglobina fetal, y/o metahemoglobina. La gasometría arterial es el estándar en medición de gases en sangre, y referencia de calibración comparativa para otros sistemas no invasivos.

La medición no invasiva y continua de la saturación de oxígeno mediante pulsioximetría permite detectar precozmente la hipoxemia. Fácil de usar, no precisa calibración, bien tolerado por el paciente, exacto y rápido; el pulsioxímetro ha elevado la saturación de oxígeno al rango de quinta constante vital. Finalmente, la monitorización no invasiva del CO2mediante la determinación de la fracción de CO2al final de la expiración, o “End-Tidal CO2”, es conocida comúnmente como capnografía; de gran utilidad también en todos los ámbitos sanitarios. La monitorización del intercambio gaseoso ha trascendido al cuidado crítico para instalarse incluso en nuestros hogares.

Publicado
2019-02-12
Cómo citar
Vallejo, A. (2019). Aproximación a la ventilación mecánica. TIEMPOS DE ENFERMERÍA Y SALUD, 1(5), 54-61. Recuperado a partir de https://tiemposdeenfermeriaysalud.es/journal/article/view/20